Protégete del Alzheimer haciendo ejercicio físico regular: quienes lo practican más de 3 veces por semana presentan menor proporción (13%) de esta demencia que quienes no lo practican regularmente (19,7%). (Annals of Internal Medicine, 144,pp 73-81) ...
¿Qué es?
¿Qué es envejecer bien, activamente?
Envejecer bien
13/01/2013
Breve presentación de qué es envejecer bien de la Prof. Fernández-Ballesteros en el Programa PUM-e de la Universidad Autónoma de Madrid impartido en 4 Universidades (además de la UAM, la UNAM de Méjico, la Universidad Católica de Chile y la Universidad de la Habana) bajo los auspicios del Programa de Investigación UAM-Santander-2011-12.
Tipos de vejezz
13/01/2013
Dada la diversidad presente en el período del envejecimiento, los autores coinciden en clasificar la “vejez” en tres tipos:

1. Vejez normal: la que implica una serie de cambios graduales biológicos, psicológicos y sociales asociados a la edad, intrínsecos e inevitables, que ocurren como consecuencia del paso del tiempo. Por tanto, una persona vieja normal sería la que presenta la “media” de los parámetros correspondientes al funcionamiento biológico, psicológico y social.

Este concepto de “normal” es abstracto ya que no es probable que todos los parámetros considerados “normales” se den a la vez en la misma persona.
.

2. Vejez patológica: aquella que cursa con alguna enfermedad y discapacidad asociada, implicando cambios que no son una parte necesaria del envejecimiento.

Está confirmada la relación de a mayor edad, mayor probabilidad de enfermar, sin que por eso, “vejez” sea sinónimo de “enfermedad”:

La mayor parte de los programas para la “tercera edad” van dirigidos a este tipo de vejez.

3. Vejez activa, satisfactoria, con éxito o competente es aquella que cursa en las mejores condiciones posibles: con baja probabilidad de enfermar (y de la discapacidad asociada), con alto funcionamiento físico y funcional, alto funcionamiento cognitivo y afectivo y gran compromiso con la vida y con la sociedad.

Este tipo de vejez es la más deseable, porque significa pocas o ninguna pérdida en lo que somos nosotros mismos.

El lograr envejecer bien depende, hasta en un 75%, de nuestros hábitos y de las oportunidades que nos brinde el contexto.

¿Por qué envejecemos?
El envejecer es un proceso natural a lo largo del ciclo de la vida: todo organismo vivo nace, se desarrolla y muere.

Sin embargo, encontramos una paradoja en lo referido a esta evolución natural:
- las etapas de la infancia, adolescencia y juventud se asocian al crecimiento personal
- la de la edad adulta, al fin o conclusión de este desarrollo
- mientras, la vejez se relaciona con el declive o deterioro del funcionamiento físico, intelectual e, incluso, moral.

Y esta correspondencia no es del todo cierta: mientras vivimos, existen posibilidades de desarrollo, mejoras y cambios positivos.

De hecho, encontramos el caso de jóvenes que se sienten aburridos, frustrados, desesperanzados, cansados; de la misma forma que existen personas mayores con gran energía vital, buen estado físico, psicológico y social. Es decir, que la juventud no siempre ha de ir ligada a lo positivo (como sinónimo de “estar bien”), ni la vejez a lo negativo (“estar mal”).
La edad funcional: la medición del envejecimiento.
Los años que tenemos no son la condición adecuada para determinar que una persona es vieja.

En consecuencia, los científicos han desarrollado otra forma de medición: la denominada edad funcional.

La edad funcional analiza el ejercicio de nuestro organismo desde una perspectiva biológica, psicológica y social para determinar cuán viejo somos. Es decir, estudia cómo funciona nuestro corazón, las arterias, estado de los músculos y los tejidos; cómo razonamos, sentimos y nos emocionamos; cómo nos relacionamos con los demás y cómo nos implicamos en la vida.

Así vemos que hay personas envejecen de distintas maneras. Dos personas mayores (por ejemplo, de setenta años) tomadas al azar, divergen mucho más entre sí que dos niños, dos adolescentes, dos jóvenes o dos adultos jóvenes. Esto nos indica que es en el período de la vejez cuando las personas más se diferencian, más que en cualquier otra etapa de la vida.
Los cuatro pilares del envejecimiento activo
El envejecer bien lo logramos con cuatro fundamentos clave, desarrollados en esta web:
- buena salud y ajuste físico
- funcionamiento intelectual
- el afecto y el compromiso
- afecto y control

Envejecer activamente significa Vivir con Vitalidad® cada ciclo de nuestra vida: mantener hábitos saludables (previniendo la enfermedad), optimizar nuestro funcionamiento físico y cognitivo, regular nuestra emoción, controlar nuestra vida y participar activamente en nuestra familia y nuestra sociedad.

De esta forma mejoramos nuestra autoestima, mantenemos hábitos de vida saludables y evitamos, siempre que sea posible, la dependencia y el aislamiento.

El envejecimiento activo se plasma con la metáfora un trébol de cuatro hojas (atribuido a la buena providencia).

¿Por qué un trébol de cuatro hojas?
Porque el envejecimiento activo tenemos que “encontrarlo”, requiriendo una “búsqueda sistemática” y, por tanto, un esfuerzo por nuestra parte.
Conecta con facebook Conecta con twitter Conecta con flickr Conecta con Youtube

Texto Legal